China

Hoy nos hemos levantado de la cama renovados, la verdad es que era la tipica cama china: dura como una piedra, pero spues de dormir sobre un lecho de paja, la cosa no tenia comparacion... Despues de levantarnos nos hemos vestido y hemos desayunado en el bar de Liyi, la chica que lleva el trekking con los nomadas. Salida de monjes en el templo de Gansu

Alli hemos hecho un pancake de platano, cereales con yogurt y capucinos :) un lujo en estos lares. La mañana la hemos dedicado a visitar los dos templos budistas de Langmusi, con la intencion de matar un poco el tiempo. La noche anterior, hablando con Liyi, nos comento que habia un autobus procedente de Lanzhu hacia Jinzangou, nuestra siguiente parada, y que pasaba por alli a partir de las dos.

El primer templo, del lado de Gansu, es un templo del 1700 con un monton de edificios, todos muy relucientes. La verdad es que el mayor encanto ha sido el poder ver un rezo de los monjes y los paisajes, que son impresionantes. El segundo templo, del 1400, quiza es que mas nos ha gustado, primero por lo rupestre de todos los edificios... Los templos, o mejor dicho, los recintos de los templos, constan, a parte de las propios templos, de cientos de pequeñas casas donde los monjes viven, cocinan, etc. Incluso en algunos hay escuelas para los niños pequeños, con lo que cuando visitas los recintos, en realidad lo ves todo.

En el caso de este segundo templo, todas las edificaciones se ven mucho mas rusticas, con edificios incluso de adobe y paja. Los templos se veian cuidados, aunque antiguos, y tenian los tejados metalicos, recordandome algunas mezquitas en Estambul. A pesar de lo autentico del lugar, la imagen que me ha quedado ha sido la salida de decenas de jovenes monjes del templo principal despues del rezo, llenando el espacio ante el edificio de color grana y amarillo de las tunicas de los monjes... Impresionante.

Despues de una hora y media en mitad de la carretera, en el cruce que lleva serpenteante a Langmusi, conseguimos para un autobus (el cuarto) pero ese si que nos lleva a nuestro siguiente destino: . El bus antiguo nos acoge por 5 horas en las que pasamos por montañas heladas, valles con yaks y granizadas, para llegar por fin a las nueve de la noche al parque nacional. Este parque recibe cada año un millon y medio de visitantes, y ahora entendemos como lo hace... Decenas de hoteles se encaraman a las laderas de las montañas al lado de la carretera en los ultimos 40km de trayecto serpenteante. Hoteles de lujo, restaurantes, y cientos de autocares aparcados esperando al dia siguiente... Mañana sera un dia otra vez en la China de los 1000 millones de chinos.