China

Hoy hemos cambiado de hotel, ya que el hostel en el que dormimos la noche anterior era un poco precario: no tenia agua caliente, los dormitorios eran austeros y los lavabos, turcos, nos saludaron de forma efusiva con una alineación de 'señores mojon'...

El nuevo ha sido perfecto: con habitación doble con baño y agua caliente las 24h del dia (un lujo por estos lares). Total, nos hemos ido a buscar el nuevo hotel, hemos movido las cosas al cabo de media hora y finalmente hemos desayunado cómodamente en el nuevo...

Templo de XiaheFinalmente hemos bajado a ver el templo tibetano de Xiahe. La ruta que hemos seguido es el del Hora, el camino del peregrino, aunque hemos empezado al reves, para indignación de algunos monjes cuando nos veian pasar. La ruta del peregrino sigue el complejo de templos por la cara de la montaña, y permite hacerte una idea de las dimensiones del recinto, permitiendote entrar en el mismo de vez en cuando para ver los templos con más detalle.

El recinto es impresionante, con 6.000 monjes viviendo en el y una decena de templos: una hora y media recorriendo su perímetro. El camino tampoco se queda corto, con multitud de peregrinos y monjes caminando a paso agil, mujeres encorbadas caminando con dos bastones, todos ellos rezando sin parar. Al llegar a las ruedas de rezo, una vuelta a cada una de ellas, i al llegar al stupa de turno, decenas de vueltas para continuar el camino sin fin...

Los templos estan muy decorados, con muchos tejidos, figuritas y luces iluminando la estancia principal. El suelo alfrombrado, las velas de grasa de cabra 'perfumando el ambiente' iluminando las zonas más oscuras que los pequeños ventanales, en lo alto de los edificios, no llegan a iluminar. Paredes, vallas, postes, todo esta gastado a la altura del pecho, dejando una pequeña hendidura creada por los miles de rezos, que dia a dia, van dejando las marcas de las manos y frentes que quieren dejar constancia de su fe y llevarse de paso un pedacito de estos templos, la representacion de Buddha en la tierra.

Por la tarde hemos aprovechado para visitar alguna de las miles de tiendecitas que recorren la calle principal, cayendo dos chaquetas con forro polar de North Face y Columbia, una mascara de algunos de los demonios que salen en las fiestas chinas, un cacharro que usan los peregrinos mientras hacen la peregrinacion y un colgante de una pieza de marfil labrado para mi mochila (siempre me compro uno an cada viaje que hago). Las chaquetas: 50€ las dos, y el resto 27€ mas...