China

Llegamos a las 12 al hotel rendidos por el viaje y el jet-lag... Por lo que comimos algo y nos pusimos a hacer una siesta de 2 horas que se hicieron cortas... La llegada fué fácil: empezamos cambiando la moneda, para despues ir a buscar el bus que tocaba, que además nos dejó cerca del hotel... despues de unos cuantos desenbarcos ya nos estamos habituando a los cambios

Al levantarnos fuimos a ver la plaza Tiananmen. Esta primera semana China esta de fiesta nacional (la unica que tienen a parte del año nuevo), por lo que todo esta decorado para la celebracion.. La plaza tiene pantallas gigantes mostrando los avances del pais y por Estatua en Tananmentodas partes se respira aire de fiesta, con pancartas y globos rojos.

Beijing es una ciudad inmensa, con cientos de rascacielos y decenas de calles de 8 carriles... Todo es a lo grande aqui. Aun así tambien es una ciudad muy fácil de visitar, gracias a una fantástica red de metro (además te pones en forma, ya que no tienen escaleras mecánicas) y tambien cientos de taxis (aunque no es muy fácil pillarlos en según que sitios).

Las colas: hay que hacer cola para todo, aunque siempre hay 'atajillos', que ellos usan de forma habitual y que si eres espavilado tu tambien puedes coger :). Nosotros ahí hicimos aporte de la soltura (tambien llamada jeta) española y pudimos demostrarles que no nos quedábamos atras, jejeje.

Los turistas, en este pais, son chinos, con lo que todo esta preparado para ellos, no esperes carteles en ingles, o que alguien te entienda... Aunque lo intentan no pasan de escribirte en un papel en chino lo que te estan diciendo... Al principio puede parecer frustrante, pero llegas a aconstumbrarte. Nuestro truco era ir escribiendo en un bloc las palábras básicas que necesitabamos (nombre del hotel, taxi, estación de autobús, ...) en letras (o carácteres) bien grandes para facilitar la lectura. En ese sentido os recomiendo el libro de Anaya 'Chino para viajar', que además de tener un monton de palabras y frases útiles tiene al final unas hojas para pintar las palábras que necesites... imprescindible!

La gente es extremadamente hospitalaria, y todo el mundo intentará ayudarte... lo malo, otra vez, el idioma...

Otro tema importante en su cultura es el regateo... al igual que en los paises arabes, el regateo está en el orden del dia, y prácticamente todo puede regatearse. Ahí ha que tomarse las cosas a bien, tener paciencia, y tener claro que precio hay que pagar por las cosas, ya que algunos artículos pueden llegar a rebajarse hasta un 70%, y en otros con un 20 será suficiente. Eso es clave a la hora de empezar el regateo, ya que tu primer precio será la mitad del que llegaras al final, y por tanto hay que empezar con un primer precio tuyo acorde a lo que se pueda pagar.

Los centros comerciales son al estilo de Tailandia, con varias plantas de marcas occidentales a todo lujo y la planta -1 o -2 con los food court, donde puedes coger de decenas de tiendas en los laterales para comer luego en mesas largas en el centro.

Nosotros nuestra primera tarde la pasamos en el Silk Street, un centro comercial de marcas copiadas, si, marcas copiadas, de 6 plantas, donde hay desde relojes, ropa, joyas, ... Ahí puedes volverte loco comprando, y regateando claro, además en la -2 tienes un foodcourt y en la -1 puedes ir por un pasillo al metro... Ideal!.

Finalmente volvimos otra vez al hotel, ya que al dia siguiente queriamos ir a ver la Gran Muralla... El primer dia no podiamos alargarlo más... ya que el viaje justo empezaba ahora...